lunes, 16 de octubre de 2017

Ensayo

Còmo y por què se plantea la posibilidad de cambiar el destino a travès de las ficciòn para Cortàzar en "La Noche Boca Arriba" y Borges en "El Sur"

Se sabe que entre el cuento de Borges "El Sur" y el de Cortàzar "La Noche Boca Arriba" hay muchìsimas similitudes. No sòlo en el tema que ambos tratan: la idea de poder cambiar/ tener otro destino en "otro mundo", o "la ficciòn", sino en la manera que se lleva a cabo esta idea, tanto en los elementos utilizados como en las situaciones. De todas maneras los relatos son distintos y fueron creados bajo diferentes circunstancias e ideologìas y probablemente con un fin distinto.

Para comenzar el anàlisis se identificaràn los dos personajes, mundos y muertes. en el cuento de Cortàzar, mientras que el personaje "real y acutual" es hospitalizado por un accidente, su "doble" que aparece luego de que el actual se desmaye a causa de un choque, es un emoteca que està siendo cazado durante las guerras floridas. El paso de un mundo a otro, entonces, ocurre cuando el "Èl" del hospital se duerm, pero cada vez se vuelve menos diferenciado y màs repentino. A su vez, la similitud principal entre ambos, mientras que uno tiene una muerte còmoda en una cama y el otro es sacrificado, es que ambos pasan sus ùltimos momentos acostados boca arriba.

En cambio, el cuento de Borges presenta diferencias y similitudes màs profunas y personales, no tan azarosas como el anterior, ya que en su desdoblamiento el personaje "real" se convierte en lo que siempre quiso ser. En un principio, el personaje tambièn es hospitalizado, pero en vez de entrar y salir de esa vida paralela, entra en ella inadvertidamente mientras està en el hospital y el desdoblamiento es continuo y gradual a medida que el nuevo mundo se vuelve cada vez màs irreal. El segundo mundo, la segunda realidad, es la de un gaucho del sur en el siglo XVIII y la muerte que ocurre en este plano es la muerte deseada por el Dahlmann que està (probablemente) en coma en un hospital en Buenos Aires de 1939: la muerte en combate de gauchos, al aire libre, en el sur.
"Sintiò [...] que morir en una pelea a cuchillo, a cielo abierto y acometiendo [...] es la muerte que hubiera elegido o soñado."
El segundo punto de anàlisis, màs marcado en " El Sur", es el de la focalizaciòn, sobre todo con respecto a la persona gramatical, y es en el final. Esto se debe a que durante todo el relato està en pasado, pero al final cambia a pluscuamperfecto del subjetivo, que marca imposibilidad, y luego a presente indicativo, que parca certeza absoluta; situaciòn que genera en el lector la incertidumbre acerca de si la muerte es real, es un sueño producto de un coma y en realidad muere en una cama, o si termina sobreviviendo a esta supuesta muerte. Otro factor importante es el uso del adverbio "acaso": "empuña con fuerza el cuchillo, que acaso no sabrà manejar", el adverbio, entonces, abre la posibilidad de que sì lo sabe manejar y que ganarà la pelea.

En el caso de "La Noche Boca Arriba", el uso de distintos pretèritos no ocurre, pero incide en la focalizaciòn el punto de vista. Es similar a la paradoja de mirar el reflejo en un espejo, y darse cuenta de que, de hecho, el reflejo es la realidad, uno està atrapado, y ocurriò un "desdoblamiento"  y cambio de la realidad. La narraciòn empieza desde el punto de vista del que està en el hospital, que se apropia de las experiencias del "otro" cuando pasa a su mundo,  pero recuerda las propias. Pero, en el final. cuando està a punto de morir y el cambio de un mundo a otro es casi indiferenciable, la focalizaciòn pasa a ser del otro, el cual llega a la conclusiòn de que estaba soñando con un futuro, y no reconoce aspectos de nuestra vida cotidiana como motos o semàforos, lo que genera en el lector la pregunta de si el mundo antiguo era solo un sueño o una realidad verìdica y paralela.
"Una ciudad asombrosa, con luces verdes y rojas que ardìan sin llama ni humo, con un enorme insecto de metal que zumbaba bajo sus piernas."
Finalmente, los procedimientos literarios utilizados en cada caso son muy importantes para generar la intriga, confusiòn y desconcierto en el lector.

Cortàzar utiliza principalmente imàgenes sensoriales para caracterizar el "nuevo" mundo, volvièndolas cada vez màs especìficas y claras, como si cada vez este mundo fuera màs real, y en el otro las utiliza para demostrar còmo la fiebre lo confundìa.
"El sueño era curioso porque estaba lleno de olores [...] huele a guerra", "Sus dedos se cerraron en un vacìo otra vez negro."
Ademàs, al final usa las comparaciones de la muerte, las metàforas en las descripciones del moteca sobre el mundo real y la analogìa aguja-daga.

Borges, en cambio, utiliza muchos màs procedimientos, en su mayorìa relacionados con la antes mencionada idea de simetrìa y anacronismos, tanto entre la vida presente con la del sur, como con su misma vida en relaciòn a lo escrito. Estas se ven en las analogìas del coche plaza (ida y vuelta del hospital), aguja-cuchillo (que tambien aparece en el otro relato), ayudante del hospital y mozo del almacen, que eran iguales, y en las oposiciones simètricas relacionadas con Borges: linaje sajòn (en Borges era la madre, en Dahlmann el padre), septicemia (sufrida por ambos en años cercanos), estancia (Borges tenìa una en el norte, Dahlmann en el sur). Tambièn aparece el uso de intertextos ("Las Mil y Una Noches", "Martìn Fierro") que sirven, por sus historias y lo que ocurre en ellas, como anticipaciones futuras. Lo que es màs, en ambos textos se usa el ambiente onìrico, no solo para generar un ambiente pesadillezco en las vidas nuevas/paralelas (persecusiòn en el caso de Cortàzar, conocimientos inexplicables y falta de cuestionamiento en el de Borges) sino que tambièn en el estado febril que ambos personajes del mundo contemporàneo presencian.
"Pudo entender que habìa estado [...] en un arrabal del infierno [...] Dahlmann minuciosamente se odiò."
En conclusiòn, a pesar de que ciertas personas argumentan que una historia es imitaciòn de la otra debido a la gran cantidad de similitudes, el cambio del destino a travès de la ficciòn en Cortàzar se centra en la idea de cambio de realidad, esa idea de volverse el espejo, mientras que en Borges el concepto de espejo se relaciona màs con reflejar simètricamente su propia vida.

nota: no estoy trabajado en mi computadora y no se còmo hacer los acentos bien.

1 comentario:

  1. Qué lástima lo de los acentos. De todas maneras, es un trabajo excelente, Daniela. Muy bien.

    ResponderEliminar